miércoles, 18 de enero de 2017

Maurice Watson Jr



Pues, sí, en realidad, vamos a escribir otra entrada sobre los Bluejays de la Universidad de Creighton, pero, por una razón en concreto, hemos decidido cambiar el titular. Aunque volveremos a usar a Martin Krampelj de aquí en adelante, veréis pronto que tiene sentido que le arrebatemos protagonismo para publicar esta y le otorguemos el titular de la entrada a Watson Jr en lugar de al esloveno. 
Y es que los últimos partidos de Creighton traen una noticia buena y otra mala. Y lo vamos a decir desde ya: la buena es que se han encadenado otras tres victorias consecutivas. El equipo se sitúa con un récord de 18-1, colíder de la Big East junto con Villanova y en los puestos de honor de los pronósticos más profesionales: séptimos, empatados con West Virginia, en el ránking AP Top 25 y séptimos también, pero sin empatar, en el del US Today Coaches. Más aún: con su última victoria, a domicilio, ante la Xavier de Edmond Sumner, los de Greg McDermott consiguieron el mejor comienzo estadístico de la historia del programa deportivo de baloncesto masculino de la universidad de Creighton. ¿La mala? Pues sí, por eso encabeza Maurice Watson Jr. El base titular de los de Creighton, uno de los bases más en forma a nivel nacional (promediando 13.4 puntos y 8.8 asistencias por partido, líder nacional en asistencias) apenas jugó 9 minutos del partido y tuvo que retirarse lesionado. Los peores augurios se confirmaron con las pruebas que se le realizaron después: se perderá lo que resta de temporada y da por finalizada su carrera universitaria, al encontrarse ya en edad sénior. Una grave lesión de rodilla da al traste con su magnífica temporada y pone en cuestión las buenas expectativas del equipo de Omaha, dado el rendimiento mayúsculo que estaba dando al equipo y su buena combinación con los otros argumentos defensivos y atacantes del equipo. 
Por eso, hemos pensado que el base de Philadelphia, quien llegó a Creighton desde la costa este, desde Boston University, en concreto, se merecía el detalle de aparecer como titular en esta entrada. Su trabajo con el equipo tendrá que cambiar, a partir de ahora, y deberá sumar fuera de la cancha. Cubrir su baja va a ser el gran reto de un equipo que estaba en una dinámica muy positiva. Habrá que ver cómo afecta este accidente a la racha casi inmaculada que llevaban los arrendajos azules. 
Por ahora, y solo tenemos el partido de Xavier como prueba, la solución la encontró rápido en el banquillo Greg McDermott. Ante los Musketeers de Chris Mack, Isaiah Zierden tomó el relevo y aunque sus estadísticas solo reflejen cinco puntos, la verdad es que cumplió con su papel y colaboró para que los bluejays vencieran en el Cintas Center, una cancha difícil, encaramándose así a lo más alto de la clasificación de la Big East. Creighton se impuso a Xavier por 72 a 67 en un partido en el que Marcus Foster llevó el peso en ataque (15 puntos), pero estuvo bien acompañado por la fuerza interior del equipo, ya que Justin Patton hizo 10 puntos, 9 rebotes y 3 tapones, y Khyri Thomas se fue hasta 11 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias. A destacar los 12 puntos y 4 rebotes de Toby Hegner desde el banquillo. Martin Krampelj, por cierto, jugó 7 minutos en los que aportó 2 puntos, 1 rebote y 1 tapón. 
Antes de este partido, que, como hemos dicho, puede resultar fatídico en el futuro a pesar de la victoria, el equipo amarró otros dos triunfos consecutivos. Antes de viajar a Cincinnati, recibieron en casa a Truman State, a la que vapulearon por un contundente 101 a 69. Se repartieron los minutos y jugaron hasta trece jugadores. Los más destacados fueron Marcus Foster (21 puntos) y Justin Patton (14 puntos y 10 rebotes) y eso que solo contaron con 18 minutos en cancha. 46 puntos llegaron desde el banquillo y anotaron canasta todos los jugadores que participaron. Entre los destacados que aprovecharon la oportunidad, Davion Mintz, 9 puntos y 3 asistencias, Ronnie Harrell Jr, 9 puntos y 6 rebotes, Toby Hegner, 7 puntos y 2 rebotes, Martin Krampelj, 7 puntos y 6 rebotes y Kobe Paras, 5 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias. Tres días antes, había visitado el CenturyLink una universidad de Butler que, como ya dijimos, venía en excelente forma y había derrotado a Villanova. Sin embargo, los de Creighton se impusieron por 75 a 64, aprovechando una primera parte mayúscula, ya que se fueron al descanso con una diferencia de veinte puntos (47 a 27). Maurice Watson Jr fue el mejor jugador del equipo con 21 puntos, 7 asistencias y 4 rebotes, aunque, eso sí, perdió hasta 8 balones. Khryi Thomas cerró bien la zona (14 puntos y 12 rebotes) y desde la banca destacó, una vez más, Toby Hegner con 6 puntos, 5 rebotes y 1 tapón, en un partido en el que Martin Krampelj no dispuso de minutos. 
El sábado llega a Omaha Marquette (12-6). Habrá que redoblar la atención, porque, en el equipo de Steve Wojciechowski, el liderazgo está repartido entre varios jugadores (Markus Howard, Jajuan Johnson, Luke Fischer, Haanif Cheatham, Katin Reinhardt...). Después, visitarán Washington DC para enfrentarse a una Georgetown (10-9) que cierra la Big East por delante de De Paul (8-11). Los Blue Demons de Dave Leitao serán precisamente los siguientes rivales de Creighton, visitando el CenturyLink el 28 de Enero, día en el que la afición se vestirá de rosa para la ocasión. Por lo tanto, sobre el papel, rivales asequibles, visto el desarrollo de la temporada, pero que servirán, de alguna manera, para calibrar hasta qué punto es dañina la baja de Maurice Watson Jr. El base lleva unos días muy activos en twitter contestando a todas las muestras de apoyo que está recibiendo desde su propio equipo y de otra gente como Jay Bilas, Jay Wright o Chris Mack. El primer mensaje, eso sí, lo escribió él: "It's been a fun ride. really devastated but it's about to get back & my chase to my dreams and back on the court starts now!", lo que, traducido de manera muy liberal e incorrecta, podría ser algo así como: "Este viaje ha sido divertidísimo. Me encuentro hundido pero listo para regresar y perseguir mis sueños. El camino de vuelta a las canchas empieza ya mismo."


Posdata: imagen tomada del google images aunque parece provenir de la web ScoopHall.com

martes, 10 de enero de 2017

Isaiah Austin



Por alguna razón acabé hace unos días mirándolo y, de paso, se me ocurrió mirarlo mejor. Me explico: hay una cosa del baloncesto norteamericano que nosotros no tenemos pero conocemos muy bien y que se llama draft. Y se ha quedado así: draft. Tanto que estoy convencido de que si se hiciese un sondeo, la mayoría de la gente que está aprendiendo inglés en una academia, preguntados por esta palabra, respondería antes que se refiere a un proceso de selección de jugadores de baloncesto que al servicio de reclutamiento del ejército o a los bocetos que se hacen de un trabajo final. Además, lo hacen con gusto, como les gusta a los norteamericanos, con pantallas de muchos píxeles, luces estroboscópicas, elegantes presentadores, vídeos impactantes y gorras para estrenar, sí. Todo. Con detalle, sin olvidarse de nadie. Por ejemplo, y le vamos a dar el titular a él aunque hablemos luego de otra cosa, en 2014, Isaiah Austin fue seleccionado en el draft por la propia NBA. El sobrino del ex NBA Isaac Austin había tenido dos años muy prometedores con los Baylor Bears y se declaró elegible para el draft de 2014, pero en Junio de ese mismo mes se le diagnosticó la enfermedad de Marfan, una enfermedad rara que afecta al tejido conectivo y que puede dañar el corazón, el esqueleto, los pulmones, los ojos... Su carrera se quedó quebrada pero en la NBA se acordaron de él y tuvieron un detalle en la gala del año. Ahora, Austin ha conseguido su primer contrato profesional. Dos años más tarde, debutará en el KK FMP Zeleznik. Por eso me he acordado y lo he relacionado con esto.
Lo que quería contar aquí, sin embargo, tiene relación pero no tanto. Quería hablar de drafts y también de Europa, pero de jugadores más que de clubes. Todos sabemos las sorpresas y disgustos que puede dar un draft. Ni Michael Jordan ni Kobe Bryant ni Stephen Curry ni Kevin Durant ni James Harden fueron número uno y sí lo fueron Michael Olowakandi, Andrea Bargnani, Kwame Brown, Anthony Bennett o Greg Oden. Es difícil acertar, también con los europeos: Darko Milicic, Nikoloz Tskitishvili, Ivan Chiriaev... Más y más. Algunos llegan a la NBA y no los conocemos ni en Europa.
Por eso, el otro día, habiendo llegado a este asunto probablemente por aburrimiento y desorientado, visité la página de nbadraft.net y le eché un vistazo a lo que planifican para 2017 y para 2018. Porque si existe el draft, también existe el mundo del mock draft. Es decir, unas páginas que se dedican a pronosticar cómo serán los procesos de selección de los años que están por venir. Los nombres van bailando, los equipos, las posiciones, pero al menos te sirve para saber quiénes son los jugadores que más sobresalen, prometen o interesan a los clubes de la NBA. Sobre todo, esos jugadores europeos que a muchos europeos, sobre todo a esos que se interesan por el baloncesto pero no llegan tan lejos como a interesarse por los campeonatos sub16 o sub20 o la ProB francesas o la cantera de los equipos de la Bundesliga, nos suenan a auténticos desconocidos. Bueno, pues, ahora mismo, en nbadraft.net, que no es la única web que se dedica a publicar mock drafts, estos son los europeos que aparecen para 2017 y 2018 (existe la posibilidad de que se me haya colado alguno, por supuesto):

Frank Ntilikina. La web le coloca en el puesto 4 del draft de 2017. Nació en Bélgica pero tiene nacionalidad francesa y juega en el Strasbourg IG a las órdenes de Vincent Collet. Es un base alto, de 1'93, que cuenta con una docena de minutos de media por partido porque, normalmente, tiene por delante a gente como Erving Walker o AJ Slaughter.
Lauri Markkanen es un finlandés que juega para los Arizona Wildcats de la NCAA. En el mock draft para 2017 aparece en el número 12. Es de la generación de 1997 y mide 2'13, aunque puede tirar de tres con soltura. A las órdenes de Sean Miller, los Wildcats están haciendo una buena temporada (van 15-2) y Markkanen es uno de sus mejores hombres, promediando 15.9 puntos y 7.1 rebotes por partido. Otro europeo, el serbio Dusan Ristic, un pivot de Novi Sad en edad senior es otro hombre importante para Miller. El padre de Lauri Markkanen, Pekka Markkanen, jugó en Kansas y en la selección de Finlandia. En el último Campeonato de Europa sub20, donde España se hizo con el oro, Finlandia acabó 15º, y Markkanen acabó siendo el máximo anotador del torneo (24.9 puntos por partido), el tercer máximo reboteador (13.0 rebotes por partido), el séptimo mejor taponador, quinto en la clasificación de robos por partido, el mejor en eficiencia y el sexto en dobles-dobles conseguidos. Casi nada. Su mejor actuación la realizó cuando su equipo sorprendió a España por 91 a 90: 33 puntos y 33 de valoración.
Isaiah Hartenstein es un ala-pivot alemán de 2,09 y de la generación del 98 al que colocan en un potencial número 14. Nacido en Eugene, Oregon, tiene doble nacionalidad. Su padre, Florian Hartenstein, jugó en Oregon  y luego en profesionales en Alemania (Giessen 49ers y Artland Dragons) y por eso su hijo medró con los Artland Dragons hasta ser traspasado a Zalgiris Kaunas, donde juega ahora. En un equipo con gente como Brock Motum, Paulius Jankunas, Robertas Javtokas, Leo Westermann o Augusto Lima, le está costando encontrar un hueco, pero cuenta con minutos y entra en las rotaciones de Sarunas Jasikevicius. El equipo es 14º en Euroliga con un récord de 4-12, y, en el último partido, sufrieron una dolorosa derrota contra el Estrella Roja. Hartenstein contó con 8 minutos en los que aportó 2 puntos y 3 rebotes.
Otro que juega en la NCAA y aparece en las previsiones del draft para 2017 (posición número 27) es Sviatoslav Mykhailiuk. En su tercer año en Kansas, este escolta de 2'03 nacido en 1997 promedia 10.7 puntos y 3.0 rebotes y tiene un rol importante en el equipo que entrena Bill Self. Ya ha sido internacional absoluto con Ucrania (jugó el Mundial de España en 2014) y también jugó profesionalmente en el Cherkaski Mavpy de su localidad natal en la liga de Ucrania.
Alpha Kaba, Francia, aparece en el número 39 del mock draft. Juega en el Mega Leks de la liga serbia a sus 20 años (es de 1996), mide 2,08 y juega por dentro. Debutó en Pro A con el Élan Béarnais-Pau-Orthez pero marchó al Mega Leks (antiguo Mega Vizura) que controla el representante de jugadores Misko Raznatovic y que entrena el ex del Valencia Dejan Milojevic, teniendo como mánager a Goran Cakic, quien dejó el baloncesto pronto (tiene 36 años ahora) tras pasar por una infinidad de equipos (Banvit, Partizan, Scavolini, Trabzonspor, Azovmash, Estrella Roja, Khimik y finalmente el Mega Vizura). El Mega Leks parece una selección de jóvenes talentos porque junto a Kaba, también están otros de los que hablaremos en esta entrada, como el alemán Kostja Mushidi o el esloveno Vlatko Cançar y otros jóvenes talentos balcánicos como Rade Zagorac, Ongjen Jaramaz o Radovan Dokovic. El año pasado de este equipo salieron Danilo Nikolic al Bilbao Basket, Ivan Zubac a los Lakers y Timothé Luwawu a los Sixers. En la ABA League, Kaba es el máximo reboteador del equipo, con más de 8 rebotes por partido, además de promediar más de 11 puntos.
El eslovaco Michael Fusek es uno de esos extraños casos que suelen aparecer siempre en los drafts. Para el de 2017, la web nbadraft.net le coloca en el número 44. Fusek es del año 95 y mide 2'21. Su altura no pasó desapercibida y siempre ha estado en el radar de los cazatalentos. Ha pasado su carrera más reciente entre el Spirou Charleroi y entrenamientos específicos en los USA. Entraba en los planes del draft de 2016 pero se retiró.
Vlatko Cançar, al que ya hemos mencionado, es de Eslovenia, y aparece en el número 53. Compañero de Kaba en el Mega Leks, es un alero de 2,03 y nacido en 1997. Ya pasó por la cantera del Olimpija de Ljubljana. Esta temporada tiene promedios de 8,4 puntos y 2.9 rebotes por partido en la ABA League.
Finalmente, Marko Guduric, un serbio del año 1995 que juega de escolta y mide 1,99 aparece en la relación con la posición número 55. De la cantera del Estrella Roja y actual jugador de la primera plantilla, en Euroliga, por ahora, ha jugado 15 partidos, ninguno como titular, con medias de casi 18 minutos por partido y 8.9 puntos, 2.4 rebotes y 2.0 asistencias en cada uno de ellos, siendo una de las piezas claves del equipo entrenado por Dejan Radonjic que ocupa una meritoria 7 plaza, con 8 victorias y 8 derrotas, por delante de equipos como el Maccabi de Tel Aviv, el FC Barcelona o el Anadolu Efes.

Por supuesto, el primero que aparece en el draft del 2018, en el puesto 8, que a muchos les parecera poco, es el esloveno del Real Madrid, Luka Doncic. Hay poco que añadir de este jugador al que Pablo Laso, a mi entender, está llevando de manera ordenada y equilibrada. A sus 17 años, el base-escolta de 2,00 metros promedia 8.8 puntos, 2.9 rebotes y 3.5 asistencias para un 13.1 de valoración en una liga como la ACB. A su edad, pocos pueden decir lo mismo. En Euroliga ya ha dejado destellos de su calidad en partidos contra el Zalgiris Kaunas o el Efes, por mencionar solo dos. Seguro que el Real Madrid intenta que su salto a la NBA se produzca más tarde que en 2018. 

Pero, además de Doncic, hay otros europeos que también son pronosticados como selecciones en el draft de 2018.

Kostja Mushidi, alemán, aparece en el puesto 13. Nacido en Bélgica, pero con nacionalidad alemana, juega en el Mega Leks, nuevamente. Es del año 1998 y antes de jugar en Serbia jugó en el Strasbourg, donde llegó a debutar en Pro A, pero principalmente jugó en las categorías inferiores. El año pasado destacó en el Torneo de Mannheim, el Albert Schweitzer Tournament, campeonato junior de 18 años con el cartel de campeonato del mundo, consiguiendo la primera victoria de la historia de Alemania al vencer a Serbia en la final. Fue nombrado MVP del Torneo y lideró a su selección. Cuenta con minutos en las rotaciones de Milojevic pero no es titular en un Mega Leks con los que ha rendido mejor en la Champions League.
Isaac Bonga también es alemán y aparece dos puestos por debajo de su compatriota, en el 15. Juega en los Skyliners de Frankfurt que dirige Gordon Herbert, pero, a sus 17 años (es del 99), tiene por delante a Shavon Shields y AJ English. Con 2,03 puede jugar en prácticamente cualquier posición exterior.
Otro canterano del Real Madrid que aparece en esta lista (puesto 16) es el brasileño Felipe dos Anjos. Nacido en 1998, mide 2,18 y juega de pivot. Es una de las grandes promesas del Real Madrid, más aún a tenor de su rendimiento en la LEB Oro, donde juega cedido en el equipo de Oviedo. La Unión Financiera lidera ahora mismo la LEB Oro con 14 victorias y 5 derrotas gracias, en parte, a la buena dirección de Carles Marco como entrenador y al rendimiento de jugadores como Miquel Salvo, Johan Lofberg, pero, sobre todo, del base Dani Pérez y de Dos Anjos, quien estará recibiendo clases particulares de Eduardo Hernández-Sonseca. Dos Anjos promedia 9,4 puntos, 6,9 rebotes y 1,3 tapones para 13,4 de valoración.
Rodions Kurucs, aunque nacido en Letonia, también se fogea en España y en la LEB Oro, pero, en esta ocasión, en el FC Barcelona. Kurucs aparece en el puesto 19 de este mock draft. Con el filial que entrena Alfred Julbe lleva medias de 7,1 puntos por partido, en una mala temporada de su equipo, que cierra la tabla de la LEB Oro, con solo dos partidos ganados, aunque jugadores como Stefan Peno y Pol Figueras ya actúan con el primer equipo y cuentan con la veteranía de Víctor Sada y Jordi Trias. Kurucs, un alero de 2,06 y 18 años (del 98), pasó en Septiembre por el quirófano, pero ya ha vuelto a jugar. Su hermano Arturs Kurucs (2000), que juega de base, está en la cantera del Baskonia.
Un caso especial, que llegó a ocupar, desde joven, espacio en los pronósticos de los expertos, es el de Omer Yurtseven, nacido en Tashkent, Uzbekistán, pero con nacionalidad turca, que aparece en los pronósticos con la posición 27. De la generación 1998, Yurtseven juega por dentro y mide 2,13. Su currículo en categorías inferiores está lleno de premios, récords, reconocimientos y exhibiciones. Ya ha ganado una liga turca jugando con el Fenerbahce en 2014. En 2015, jugó un partido amistoso con los turcos ante los Brooklyn Nets, jugando quince minutos y consiguiendo 8 puntos y 7 rebotes ante gente como Brook Lopez. Sin embargo, decidió dejar el equipo turco para tener más minutos y se fue a North Carolina State. Con los de Mark Gottfried no jugó ante Creighton en el Paradise Jam porque estuvo sancionado por haber jugado profesionalmente hasta el décimo partido oficial de la temporada, desde que ha vuelto su equipo ha jugado siete partidos, ganando cinco y perdiendo dos, y él ha hecho medias de 7,8 puntos y 5,4 rebotes. Parece que aún está en proceso de acoplarse al equipo. 
Borisa Simanic, nacido en Serbia, aparece en la posición número 43. Nacido en 1998, Simanic es un la-pivot de 2,09 que en Euroliga apenas ha jugado un par de partidos porque en su equipo, el Estrella Roja, tiene a gente como Luka Mitrovic, Deon Thompson o Petar Rakicevic por delante. Sin embargo, entre otros argumentos, Simanic cuenta con el aval de haber sido el MVP en el Adidas Next Generation Tournament (temporada 2015-2016) que tiene lugar al mismo tiempo que la final four de la Euroliga, cuando perdieron la final ante el FC Barcelona de Eric Vila (por cierto, el debutante más joven en la historia del Barcelona se marchó a la NCAA para jugar en Texas A&M), Atoumane Diagne, Pol Figueras, Rodions Kurucs, Sergi Martínez o Aleix Font.
Finalmente, otro serbio, pero este de la cantera del Partizan, cierra mi repaso apareciendo en la posición 58 del mock draft de nbadraft.net para 2018. Vanja Marinkovic es un escolta de 1,98 que nació en 1997. En la ABA League está teniendo bastante presencia y promedia 8,3 puntos y 2,9 rebotes por partido en un equipo que lideran William Hatcher, Novica Velickovic y Stefan Bircevic. Cuenta con menos minutos (aún así sobre los 22) y peor rendimiento (4.9 puntos) en la Basketball Champions League, pero, de todas formas, es un hombre importante en el equipo que dirige Alexander Dzikic. 

De aquí a que sucedan estos drafts habrá cambios, dalo por seguro. Ahora mismo, las cinco primeras posiciones del draft de 2017, según estos pronosticadores, serían para Markelle Fultz (Washington),  Lonzo Ball (UCLA), Dennis Smith (NC State), Frank Ntilikina (Francia) y Josh Jackson (Kansas), pero habrá que esperar cómo progresan y qué rendimiento tienen en la temporada jugadores como De'Aaron Fox, Harry Giles, Ivan Rabb o muchos otros. Para 2018, los cinco primeros que aparecen a día de hoy son Michael Porter (Washington), DeAndre Ayton (Arizona), Wendell Carter (Duke), Trevon Duval (aún en high school) y Mohamed Bamba (aún en high school). Por cierto, los únicos bluejays que aparecen en ambas listas son Justin Patton (posición 17 del 2018) y Marcus Foster (posición 60 del 2018).  


Posdata: la foto, tomada del google images, proviene de la página oficial de la fundación que ha comenzado el propio Isaiah Austin y se le ve recibiendo el homenaje del comisionado Adam Silver durante la gala del draft de 2014.

lunes, 9 de enero de 2017

Martin Krampelj



Pues volvamos con Creighton University. Si recordáis lo que seguís este hilo, lo dejamos cuando la buena racha del equipo, impoluta en lo que se refiere a derrotas, se ponía en juego al comenzar la parte más dura de la temporada regular, el comienzo de la conferencia Big East. Además, los dos primeros partidos eran de aúpa, porque los de Greg McDermott se enfrentaban, aunque fuera en casa, nada más y nada menos que al campeón de la conferencia el año pasado, Seton Hall, y al actual campeón nacional, Villanova. De hecho, en el periodo de partidos que vamos a incluir en este nuevo resumen, también se incluyen dos partidos más, ante St. John's y ante Providence, otros dos partidos de conferencia, los dos disputados a domicilio. 
Vayamos por partes:

El debut ante Seton Hall en el CenturyLink se cerró con victoria, 89-75, y fácil. Al descanso, los arrendajos ya ganaban por 37 a 50. Desi Rodríguez y Khadeen Carrington intentaron mantener a los Pirates pero no hubo manera ante el buen partido de Maurice Watson Jr, 21 puntos, 10 asistencias, 5 rebotes y 3 robos y, en general, de todo el quinteto titular de los arrendajos azules. A saber, Cole Huff hizo 13 puntos, Marcus Foster 15 y Khyri Thomas, 17 puntos y 8 rebotes. Nos falta un Justin Patton que jugó un buen partido, con 17 puntos y 9 rebotes, anticipando su rendimiento en los siguientes partidos, porque, sin duda alguna, el pivot de Creighton está siendo la gran sorpresa por su excelente rendimiento tanto en ataque como en defensa. En defensa, brilló el equipo en líneas generales: consiguieron 13 robos, provocaron 18 pérdidas y para rematar tuvieron casi un 57% de acierto en tiros de campo. Martin Krampelj no jugó.
Como ya comentamos y hemos recordado al principio, el siguiente partido era de los que levantan expectación: llegaba la Villanova de Jay Wright. Según los expertos y aficionados era el mejor partido que se podía ver en el CenturyLink desde 1947 cuando visitó la cancha de Omaha una Oklahoma que había sido campeón el año anterior. Para la ocasión, por supuesto, los aficionados cumplieron, consiguiendo la tercera asistencia más grande en la historia del programa de baloncesto masculino de la universidad, nada más y nada menos que 18.831 espectadores. Eso sí, no pudieron celebrarlo del todo ya que Villanova ganó por 70-80 en el CenturyLink y acabó con la racha de partidos invictos de los de Creighton. Los de Creighton tuvieron una salida fulgurante que se fue apagando poco a poco cuando Patton y Watson Jr sufrieron problemas de falta. El partido fue apretado al descanso, ya que el 42-41 para Villanova demostraba que las fuerzas estaban parejas. Sin embargo, al final, Jalen Brunson, Kris Jenkins y Josh Hart, 27 puntos y marca personal el primero, 21 puntos el segundo, y 18 puntos y 10 rebotes el tercero pudieron con el empeño de los arrendajos azules. Más flojo estuvo Mikal Bridges pero, en cualquier caso, suficiente para parar los 22 puntos de un Marcus Foster que, eso sí, se quedó en 2 de 11 en triples. Justin Patton volvió a repetir una gran actuación y aportó 18 puntos y 8 rebotes. Hubo más cosas a destacar, como las 9 asistencias de Maurice Watson Jr, los dos triples de Isaiah Zierden desde el banquillo o los cuatro minutos con los que contó Martin Krampelj para añadir 1 tapón y 1 rebote. 
Después del trago que supone pasar por la primera derrota de la temporada, más aún cuando ha tardado tanto en llegar, los de Creighton tenían su próximo partido a domicilio, en el Carnesecca Arena de Queens, Nueva York, donde derrotaron por 85 a 72 a la St. John's que dirige todo un histórico del baloncesto como Chris Mullin. No están haciendo una gran temporada los de Nueva York (8-8 tras este partido), y, en este partido, fue significativo que Mullin tuviera que pedir su último tiempo muerto cuando faltaban 19 minutos por jugar, viendo que los Red Storm no podían con las rachas de los de Omaha. Justin Patton con su mejor partido, 25 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias, fue el gran artífice de la victoria, que seguro que sentó a McDermott y a sus chicos como un dulce, dado el disgusto de la visita de Villanova. Le ayudaron, y bien, los 19 puntos y 5 asistencias de Maurice Watson Jr. Marcus Foster añadió 15 puntos y Khryri Thomas, 11 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias. También tuvo una buena actuación desde el banquillo Toby Hegner, con 7 puntos y 3 rebotes. 3 minutos, en los que añadió 1 tapón y 1 rebote para Martin Krampelj. 
Por último, repetían salida a la Costa Este, en estado de alerta por una tormenta, esta vez, para enfrentarse a Providence en el Dunkin' Donuts Center. Para Creighton era la cuarta visita y nunca hasta entonces habían ganado. A la cuarta fue la vencida y se impusieron a los de Rhode Island por 78-64. Y lo hicieron, gracias, en parte, a un fulminante inicio (7-0), que supieron ir manteniendo luego, con solvencia y apoyados en lo de siempre. Justin Patton volvió a sobresalir con 20 puntos, 6 rebotes y 3 tapones. Marcus Foster hizo 17 puntos, Khyri Thomas, 16, y Maurice Watson Jr siguió dirigiendo al equipo con excelencia, aportando 11 puntos y 14 asistencias. El banquillo apenas aportó aunque hubo minutos para todos: Martin Krampelj jugó 2 minutos, sin estadísticas. 

Ahora, en resumen: primera derrota pero muy buena reacción, para confirmar que Creighton se presenta ante un año lleno de expectación. Aún queda, por delante, un enero muy complicado, con nada más y nada menos que nueve partidos más, cuatro en casa y cinco fuera. Los dos siguientes, esta misma semana (miércoles y sábado) serán en el CenturyLink y verán las visitas de Butler y Truman State. El partido ante Butler será una nueva prueba de fuego que, a buen seguro, disfrutará otra gran entrada en el estadio de Creighton. Los Bulldogs siguen intentando recomponerse tras los triunfantes tiempos de Brad Stevens, ahora entrenador de los Celtics de Boston, con Chris Holtmann y la buena temporada de Kelan Martin, un alero en edad junior que está promediando más de 17 puntos y 5 rebotes por partido. Bien apoyado por Andrew Charabacz, senior, 11'9 y 5,0 rebotes. Los de Butler, sin ir más lejos, sorprendieron e inflingieron a Villanova su primera derrota por 66 a 58. No es mal argumento para presentarse en el CenturyLink con pretensión de sorprender también a los bluejays. Gracias a esa derrota, por cierto, la que encabeza la conferencia Big East ahora mismo es Xavier con un impoluto 3-0. Le siguen, precisamente, los tres con un récord de 3-1, Villanova, Creighton y Butler.  


Posdata: como casi siempre, la imagen recoge a Martin Krampelj, esta vez, escuchando las indicaciones de su entrenador, Greg McDermott, y la fotografía está tomada del google images aunque parece provenir de la página oficial de Creighton: gocreighton.com. 

jueves, 5 de enero de 2017

Oscar dos Santos



La última ha sido que el Shangai SIPG ha ofrecido 150 millones por Pierre Emerick Aubameyang (27 años, Gabón), delantero del Borussia Dortmund, quien, por cierto, opta al premio de mejor jugador africano de la temporada pasada en dura pugna con Riyad Mahrez y Saido Mané. No ha sido la única oferta que se ha convertido en noticia. Ni en los últimos días, ni en las últimas semanas. Llevamos tiempo oyendo noticias que llegan de China y todas van relacionadas con el fútbol y el dinero. Además de Aubameyang, por ejemplo, hace unos días Ever Banega (28 años, Argentina) confesó a un medio italiano que tenía ofertas del Hebei Fortune y del Beijing Guoan para abandonar el Inter de Milán. Estos últimos, el Beijing Guoan, fueron relacionados con una oferta mareante por Christian Benteke (26 años, Bélgica). Al parecer, habían ofrecido 40 millones al Crystal Palace por el traspaso. Los ingleses lo rechazaron. El otro equipo relacionado con Banega, el Hebei Fortune, está también detrás de Képler Laverán Lima "Pepe" (33 años, Portugal), central del Real Madrid al que la mayoría ve fuera y muchos ven haciendo las maletas para irse a China. Mismo sitio al que dicen que medita irse Arda Turan (29 años, Turquía), quien, al parecer, tiene una oferta del Guangzhou Evergrande. Aún más sorprendente ha sido la oferta del Tianjin Songjiang por Edison Cavani (29 años, Uruguay); o la del Beijing Guoan por Wesley Sneijder (32 años, Holanda); los 27 millones que parece haber rechazado Diego Costa (28 años, España) para firmar un contrato con Tianjin Quanjian... O, por supuesto, las dos grandes ofertas que no sabemos hasta qué punto son ciertas, aunque, la primera, la confesase el propio Jorge Mendes: 300 millones para el Real Madrid y 100 anuales para el jugador por Cristiano Ronaldo dos Santos (31 años, Portugal) y/o 500 millones al FC Barcelona y la misma cantidad como nómina para Lionel Messi (29 años, Argentina). Las noticias sobre traspasos han llegado a ser hasta curiosas: ahora dicen que van a empezar a firmar colegiados. En cualquier caso, el dinero expresado en esas ofertas, se materialice o no, deja bien claro el músculo económico de los equipos de la Superliga China.

La Superliga China, patrocinada por el holding Ping An, y que organiza la Federación de Fútbol China, la forman dieciséis equipos, todos ellos propiedad de grupos de inversión o negocios de grandes presupuestos, relativamente jóvenes como organización y con la aspiración de convertirse en el germen de un equipo nacional que engrandezca a la nación. Quizás por esto último, cada vez que se habla de la Superliga de este país, el nombre que se repite es el de Xi Jinping, presidente de la República de China, quien, al parecer, es un gran aficionado al fútbol y se ha propuesto que este deporte acapare la atención de la nación y encumbre su capacidad para destacar en disciplinas deportivas. Es por ello que, además de, por ejemplo, llegar a acuerdos con el ministerio de educación para la promoción del fútbol, colaborar con la Bundesliga, solicitar técnicos internacionales, crear academias para ayudar a los jóvenes talentos o anunciar el fichaje de Marcelo Lippi como seleccionador nacional, la liga de fútbol profesional china se ha propuesto convertirse en una liga competitiva donde los talentos nacionales encuentren la competencia de jugadores de primerísimo nivel interacional. Eso sí, también nos llegan noticias que intentan relajar esta fiebre mercantil: al parecer, la federación China se plantea ponerle freno a este gasto desmedido y, en otros lugares, he leído que se plantean darle más valor a los goles marcados por los jugadores nacionales. Casi nada. 

Volviendo al mercado (que es lo más epatante y visible), no todo han sido ofertas rechazadas o frustradas. En las últimas semanas, algunos equipos chinos han sido protagonistas de transacciones deportivas de lo más agresivas (por el montante y la rapidez) y han ocupado las portadas de todos los periódicos deportivos europeos. El SIPG de Shangai ha pagado una barbaridad por Oscar dos Santos (24 años, Brasil), delantero del Chelsea, que aspira a constatar el talento que siempre le ha precedido. Los 41 millones por año que ha ofrecido este mismo equipo, el SIPG, a Aubameyang superarían los 38 millones que otro equipo de la liga China, y también de Shangai, Shangai Shenhua ha pagado o va a pagar por tener a Carlos Alberto Tévez (32 años, Argentina), quien llegó desde el Boca Juniors después de pasar por Juventus, Manchester United, Manchester City y West Ham. El que al final también ha aceptado ha sido Axel Witsel (27 años, Bélgica), quien firmará por el Tianjin Quanjian. Aunque le pretendía la Juventus, el jugador del Zenit, que también ha jugado en Standard de Lieja y Benfica, parece que ha preferido los cuatro años y 80 millones por cada uno de ellos que le ofrecían desde China. A todos estos, podríamos añadir gente como Stephane Mbia, Obafemi Martins, Demba Ba, Gael Kakuta, Graziano Pellé, Rúben Micael, Ezequiel Lavezzi, Ramires Santos, Givanildo Vieira "Hulk", Fredy Guarín, Jackson Martínez, Paulinho Bezerra o Alex Teixeira, por quien, el año pasado, Jiangsu Suning pagó 50 millones al Shaktar Donetsk.

La liga China, con nuestra visión eurocéntrica, siempre nos ha parecido exótica, un retiro de lujo para hacer algo de dinero antes de retirarte definitivamente del fútbol. Antes que todos estos jugadores ya mencionados, otros habían pasado por esta competición. Una breve lista para ilustrarlo: Nicolas Anelka, Fernando Correa, Fabio Rochemback, Burak Yilmaz, Igor Gluscevic, Alberto Gilardino, Carsten Jancker, Yakubu Aiyegbeni, Frederic Kanouté, Seydou Keita, Mohamed Sissoko o Didier Drogba. Es cierto que algunos lo hacían ya en el ocaso de su carrera, pero, si vuelves a mirar la lista de jugadores que hemos mencionado tanto en ofertas que se han dado como en aquellas que se lanzaron pero no se completaron, la edad de los jugadores se mueve entre los 24 y los 32 años, es decir, jugadores en la franja más productiva de sus carreras deportivas. No están apuntando a jugadores que ofrezcan añadidos secundarios a la liga. Están apuntando a potencial efectivo e inmediato.

Como Superliga llevan 13 temporadas. El Guangzhou Evergrande ha ganado las seis últimas. La clasificación histórica de la liga china la encabeza el Shandong Luneng Taishan, seguido por el Shangai Shenhua, pero, como queda claro, el gran dominador de estos últimos años es el Guangzhou Evergrande de Luiz Felipe Scolari, un equipo que ha liderado, en las últimas temporadas, jugadores como el brasileño Ricardo Goulart, el argentino Darío Conca, quien se marchó, siendo una estrella en China, a la liga brasileña, y volvió del Fluminense al Shangai SIPG para jugar ahora cedido en el Flamengo o Elkeson de Oliveira, traspasado a un Shangai SIPG, uno de los grandes protagonistas de esta entrada porque también lo es de esta nueva apertura internacional de la competición china. El SIPG, fundado en 2005, es propiedad de la empresa que gestiona el puerto de Shangai. Hulk, Elkeson y Óscar tendrán como entrenador al portugués André Villa-Boas, ex del Oporto, Chelsea, Tottenham y Zenit. Y es que tampoco en entrenadores han escatimado aranceles los equipos chinos. Además de Villa-Boas, en la liga nos podemos encontrar a otros como José González, ex entrenador, entre otros, de Cádiz, Albacete o Granada, Dragan Stojkovic, histórico jugador serbio con experiencia de entrenador en Japón, el chileno Manuel Pellegrini, ex, entre otros muchos, del Villarreal, el Manchester City, el Real Madrid o el River Plate, Felix Magath, un veterano entrenador alemán (Hamburgo, Eintracht, Werder Bremen, Sttutgart, Bayern Munich, Schalke 04 o Wolfsburgo) con experiencia en Inglaterra (Fulham), Gustavo Poyet, recién salido del Betis, el central italiano Fabio Cannavaro o el portugués Jaime Pacheco. 

Estoy seguro de que hoy mismo han salido nuevos rumores o se ha confirmado algún fichaje. Sin embargo, como ya hemos mencionado brevemente, algunos medios se hacían eco recientemente de las reticencias del órgano gubernamental de la República China que gestiona el deporte en el país a permitir el "irracional" gasto en estrellas internacionales. Puede que, en breve, se tomen medidas. Pero, en cualquier caso, aunque con otras características, China viene a sumarse a otros mercados emergentes como el de los Estados Unidos o la Hero Indian Super League que pueden darle una dimensión distinta a este deporte.  


Posdata: titular y fotografía para el brasileño. La foto la he encontrado en el buscador de imágenes de google pero parece que proviene del archivo de as.com.

martes, 3 de enero de 2017

Egoitz Fernández



Con el Caja Rural como único representante en Continental Profesional y el Murias Taldea en la siguiente categoría, el ciclismo vasco se encuentra en un momento de relativa crisis. Al menos, en lo que concierne a los colectivos profesionales. Se esperaba el salto de categoría del equipo de Jon Odriozola para esta misma temporada, pero ha tenido que retrasarse. Hace tan solo unos días, leía una entrevista a Miguel Madariaga donde lo pintaba aún más oscuro. La crisis de patrocinadores ha llegado incluso al ciclismo amateur. Seguros Bilbao, Infisport, EDP, todos han recortado o renunciado a sus patrocinios. En esa misma entrevista, Madariaga explicaba que la Fundación Euskadi tiene medios para convertirse en continental, pero que les resulta imposible económicamente. 

Con todo esto, encontrar un hueco en profesionales no es nada sencillo. Incluso para corredores con un amplio bagaje profesional resulta difícil asegurarse un nuevo contrato cuando se reduce el espacio para todos. Ahora mismo, en el pelotón vasco, corredores con varios años de profesionales, como el vizcaíno Amets Txurruka y el navarro Enrique Sanz, siguen buscando la manera de ampliar sus carreras. Han conseguido renovaciones veteranos como Markel Irizar, Haimar Zubeldia, Igor Antón, David López y mejores contratos corredores como Víctor de la Parte (Movistar), Pello Bilbao (Astaná) o Ion Izagirre (Bahrain-Merida). También tienen asegurado un hueco en plantillas de primera fila corredores como Jonathan Castroviejo, Gorka Izagirre, Loic Chetout, Romain Sicard, Omar Fraile, Jonathan Lastra, Julen Amezketa, Mikel Aristi, Mikel Nieve, Mikel Landa, Beñat Intxausti o Imanol Erviti. Sumémosle a eso los que han renovado contrato con el Euskadi-Murias Taldea de Jon Odriozola (Gari Bravo, Beñat Txoperena, Ander Barrenetxea, Mikel Bizkarra, Aritz Bagüés, Pello Olaberria, Imanol Estévez, Gotzon Udondo, Mikel Iturria, Eneko Lizarralde y Aitor González) y ya tenemos, prácticamente, el resumen completo de lo que será el pelotón vasco profesional el año que viene.

Hay alguno más, claro, y por eso habíamos decidido escribir esta entrada. Una nueva fuente de contratos ha llegado desde un mercado lejano pero con muchas posibilidades: Japón. Ricardo García o Jon Aberasturi encontraron allí una salida a sus carreras. El primero ha renovado su contrato con el potente Kinan Cycling Team, donde, entre otros, tendrá como compañeros a ciclistas como Jai Crawford o Marcos García. Aberasturi, por su parte, ha renovado con uno de los equipos más fuertes del país, el Team Ukyo, donde también corren los españoles Óscar Pujol, Benjamín Prades, Salvador Guardiola o el recientemente incorporado Rodrigo Lorente, que llegará al equipo junto con el australiano Nathan Earle. En el Team Ukyo debutará como director Pablo Urtasun, quien cierra su carrera como corredor para pasar a la dirección. Y, de su mano, ha llegado a Japón uno de los corredores más prometedores del pelotón vasco, Egoitz Fernández, quien, a pesar de ganar el Euskaldun (por eso, y porque había que elegir uno, vamos a darle a él el titular), no encontraba equipo para dar el salto. Tendrá que darlo, al final, mucho más alto de lo que podía haber pensado. Pero lo dará. Igual que, a sus 26 años, según anunciaban en internet, también lo va a dar el guipuzcoano Mikel Elorza, quien debutará en profesionales con un conocido equipo con licencia ucraniana, el Amore & Vita que aún dirige Ivano Fanini. En la misma categoría, la Continental, también debutará Jokin Etxabe. Eso sí, este se marcha hasta los Estados Unidos, donde ha conseguido un contrato con el Aevolo de Michael Creed. Con otro proyecto continental, esta vez desde Bolivia, se estrenará el navarro Sergio Rodríguez, además de volver al campo profesional Egoitz García. Algunos han conseguido renovar sus contratos, como Igor Merino e Ibai Salas con el Burgos BH o Víctor Etxebarria con el Radio Popular-Boavista de Portugal, equipo con el que, por cierto, se ha relacionado al amateur Xuban Errazkin, pero aún no se ha confirmado su fichaje. Quien hará el camino inverso es Peio Goikoetxea, quien, después de viajar hasta Colombia para correr con el Manzanas Postobón, se ha visto obligado a recalificarse en amateurs con el AMPO, al parecer. 
Por último, los dos equipos vascos que nos quedan en el pelotón profesional también han dado la alternativa a corredores amateurs. El Euskadi-Murias Taldea de Jon Odriozola les ofrecerá una oportunidad a Óscar Rodríguez y Julen Irizar, mientras que el Caja Rural hará lo mismo con Josu Zabala y Jon Irisarri. También se han producido saltos de uno a otro equipo, ya que Alex Aranburu, que la temporada pasada corrió con el Euskadi-Murias Taldea, lo hará la temporada que viene con los navarros del Caja Rural. Aún más arriba dará el salto su compañero Jon Ander Insausti, quien ha firmado contrato con el Bahrain-Merida, el nuevo proyecto de categoría Pro-Tour donde coincidirá con su primo Ion Izagirre. 

Un dato para el optimismo. A pesar de que ha costado, y mucho, es significativo que, finalmente, si se confirma la marcha de Xuban Errazkin a Portugal, los siete primeros clasificados del pasado Torneo Euskaldun conseguirán pasar a profesionales. Además de los ya mencionados aquí (Egoitz Fernández, Xuban Errazkin, Sergio Rodríguez, Josu Zabala  y Óscar Rodríguez), Marcos Jurado y Marcos Rojo debutarán con el Burgos-BH.


Posdata: la foto está tomada del buscador de imágenes de google pero proviene de la página web de la Fundación Ciclista Euskadi y se ve a Egoitz Fernández con el último dorsal que ha llevado hasta su reciente fichaje por el Team Ukyo.



lunes, 26 de diciembre de 2016

Gerry Wright



Creo que, a principios de Enero, se disputa el campeonato nacional de selecciones autonómicas y la selección de Euskadi, entrenada por José Luis Ortún, participará con alguno de los grandes talentos del baloncesto vasco. 

Ya hemos hablado aquí antes de los futuros proyectos de baloncestistas profesionales que se barruntan en el Euskadi. Gente que tome el relevo de jugadores como Pablo Laso, Iker Iturbe, José Luis Galilea, Jon Xabier Davalillo, Juanan Morales, Román Carbajo, Javier Salgado... He nombrado pocos, pero, aunque haya más, es cierto que el baloncesto vasco ha dado jugadores de calidad en menos cantidad que el fútbol, por ejemplo. Aún así, siempre ha habido jugadores vascos en ACB o en LEB Oro y Plata, y, ahora mismo, ya hay jóvenes intentando labrarse un futuro en todas esas categorías. Darío Brizuela (1994) lo hace en el Estudiantes de ACB y Xabier López Arostegi (1997) en el CB Prat. Hay más, y muchos internacionales, gente como Xabi Oroz (1996), Unai Mendikote (1999) o Borja Fernández (2001). Y algunos otros que, seleccionados o no, han sido señalados por los que entienden como promesas de futuro del baloncesto en algunas de las provincias de Euskadi. Gente como Gaizka Maiza (1996), Javier González de Langarika (1999), Aitor Astigarraga (1998), Joseba Estalayo (1996), Ander Urdiain (2000), Jon Urtxulutegi (1996), Mikel Sainz de la Maza (1995) o Xabier Arriaga (1997). No están todos los que podría haber nombrado, por supuesto.

Hace unos días, Raül López, responsable, entre otras labores, del proyecto de cantera del Bilbao Basket, algo que demandaba la gente desde hace tiempo (y siguen demandando), presentó alguna de sus propuestas para fomentar esa labor de formación. En concreto, presentaron un acuerdo de becas y de planes de estudio en colaboración con la Universidad del País Vasco - Euskal Herriko Unibertsitatea. La idea es que los jugadores jóvenes que despuntan pero que no quieren apostarlo todo a la carta del baloncesto profesional, tengan la oportunidad de seguir estudiando mientras intentan progresar en el deporte. Algo que, hasta ahora, había que conseguir con un viaje transoceánico de por medio. Esa es la idea: que el que quiera optar por estudiar y entrenar, no tenga que marchar a Estados Unidos, sí o sí. Que aquí también encuentren una atractiva oportunidad. 

Leyendo la noticia, me pregunté por los vascos que sé que andan jugando en la NCAA. Esta entrada, ya lo sé, la he hecho antes, pero, bueno, al fin y al cabo, actualizamos y tiene sentido. Así que he ocupado la franja que tenía para la siesta haciendo esto que procede ahora:

Ander Pérez, un bilbaíno de 2'14 metros de altura, el techo estatal de su generación en competencia con el ilicitano Sergio Mendiola, juega en la Southeastern Oklahoma State University de la NCAA II. Un equipo muy internacional, ya que, además de Pérez, en SE Oklahoma juega un australiano, un brasileño, un italiano, un bosnio o el catalán Martí Fonolla. Pérez, salido de la reputada cantera del Unamuno, ha jugado esta temporada, por ahora, cinco partidos, con una media de tres minutos en cada uno de ellos. Su mejor actuación fue contra Dallas Christian, donde contó con 11 minutos y consiguió 6 puntos y 1 rebote.

Jon Ander Cuadra juega en la Campbell University de North Carolina, una institución que disputa la Big South de la NCAA I. Cuadra, nacido en Vitoria, es un alero alto (2,07, creo), de la promoción de 1996, que ya destacó en la liga EBA y al que, a menudo, se le recuerda que es hijo de Mikel Cuadra, alero bilbaíno que jugó en ACB con Baskonia y Collado Villalba. Lo cierto es que Jon Ander Cuadra no ha jugado mucho esta temporada, pero aún tienen por delante tiempo para revertir esa situación. 

Jorge Bilbao también juega en la I División de la NCAA, aunque lo hace en Texas Arlington. Los Mavericks llevan nueve victorias consecutivas y se han convertido en uno de los equipos de moda en el país. Jorge Blbao, un alero con mucha altura (2,07), de la generación de 1995 y salido de Loiola Indautxu, se ha hecho indiscutible en el equipo, saliendo siempre de titular y con peso en las rotaciones y en el vestuario. Ha jugado los 13 partidos, todos como titular, contribuyendo con promedios de 7.2 puntos por partido y 5.1 rebotes por partido. 

Imanol Artiñano, por su parte, juega en Alderson Broaddus University, equipo que disputa una de las conferencias de la división II de la NCAA. Es un alero de más de dos metros que ha jugado los nueve partidos que ha disputado su equipo, pero solo uno como titular, y, en general, contando con pocos minutos y haciendo estadísticas bajas de  1.9 puntos por partido y 2.0 rebotes por partido. 
 
Jon Manjón juega en los vikings de Barstow Community College. También es un equipo muy internacional, porque, además de Manjón, Gerry Wright, entrenador del equipo y ex ACB, cuenta con dos australianos, un israelí, un alemán y dos valencianos, Borja Soriano y el que entiendo, por el apellido y la procedencia, que es el hijo de Johnny Rogers, Jordan Rogers. El equipo juega en la South Western State Conference de la CCCAA, una conferencia que disputa el campeonato universitario del estado de California. Manjón, de la generacón de 1997 es también un alero bastante alto que intenta hacer carrera deportiva y de estudios en los Estados Unidos.

Por su parte, el bilbaíno Aitor López Bretón se marchó a Ouachita Baptist University para seguir jugando al baloncesto y estudiando al mismo tiempo. Allí, le entrena Dennis Nutt, viejo conocido del Real Madrid, para competir, igual que Artiñano y Pérez, en la segunda división de la NCAA. López Bretón ha jugado los siete partidos que ha disputado hasta ahora su equipo, siendo titular en seis y jugando algo más de 22 minutos por partido, con 6.6 y 5.1 rebotes de medias. Es un 2,04 salido del Loiola Indautxu.
 
Finalmente, Aitor Zubizarreta juega para los Yotes de Idaho College. Antes estuvo en los Portland Pilots de la NCAA, pero, la falta de minutos, le hizo buscarse otro camino y ahora juega en la División II de la NAIA. Zubizarreta es de Azpeitia, se encuentra en edad junior (1995) y ya ha jugado con la selección senior de Euskadi. Con 9.7 puntos por partido, es el tercer máximo anotador del equipo. El año pasado su nombre salió en prensa por un buen mate y, poco después, por batir récords históricos en un partido ante The Evergreen State College. En aquella ocasión, Zubizarreta se salió con 45 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias y 2 robos.

Y no le vamos a dar el titular ni la fotografía a ninguno de ellos. La fotografía es genérica y el título se lo vamos a regalar a Gerry Wright para que no tengamos que elegir entre ninguno de ellos. Al fin y al cabo, Wright tiene una carrera de lo más curiosa. Porque, después de ser una estrella universitaria, no pasó directamente a la NBA porque decidió hacer carrera naval, carrera que compartió con el baloncesto en los Pensacola Tornados de la CBA, aprovechando que estaba destinado allí. Sin embargo, intentaría entrar en la NBA con los Atlanta Hawks, sin conseguirlo, con lo que empezaría un periplo por Europa que le llevaría a jugar en siete países distintos, incluyendo España, donde jugó en Ourense y Murcia. Tras el baloncesto, su periplo vital y profesional es de lo más curioso, llevándole de ser ayudante del sheriff en el condado de Los Angeles a guardaespaldas de la familia real saudita. Ahora se dedica a la educación, al entrenamiento y, al parecer, hasta a escribir libros, sobre qué, la verdad, es que no lo sé. Pero, definitivamente, le regalamos el titular a él. 

viernes, 23 de diciembre de 2016

Martin Krampelj



No hablábamos de Creighton desde Noviembre, y está apunto de terminar Diciembre y con él el año 2016. Y, te adelanto, esto está siendo la ostia: estamos ante el mejor comienzo de temporada desde 2003-2004. Los Bluejays comenzarán el próximo miércoles 28 de Diciembre sus partidos de la Big East y llegarán a este momento climático de la temporada con un récord de 12 victorias y 0 derrotas, situándose novenos tanto en el ránking nacional de favoritos que elaboran los entrenadores para US Today como en el de la Associated Press. A no ser que sufran un descalabro mayúsculo en la Big East, apostaría a que están cerca de asegurarse su presencia en el March Madness, ya sea vía directa por clasificación o por invitación. 
Desde que hablamos en Noviembre, los de Greg McDermott han derrotado a Buffalo (93-72), Akron (82-70), Nebraska (77-62), Longwood (113-58), Oral Roberts (66-65) y por 96-85 ante Arizona State en el último. 
Vayamos uno por uno para ver quién ha destacado y cómo lo ha hecho nuestro elegido para esta temporada, el esloveno Martin Krampelj. 
Ante Buffalo destacaron dos de los hombres más fuertes de esta temporada: Marcus Foster y Justin Patton. El primero se fue hasta los 22 puntos, mientras que el segundo realizó uno de sus mejores partidos, contribuyendo con 21 puntos y 10 rebotes. Khyri Thomas le ayudó a cerrar la zona, ya que éste colaboró con 18 puntos y otros 12 rebotes. Buen partido también para el base Maurice Watson Jr con 15 puntos y 8 asistencias. Martin Krampelj jugó 8 minutos en los que consiguió 4 puntos y 3 rebotes, asentándose en su rol de reserva con minutos (pocos, eso sí, en algunos partidos importantes). 
Akron cayó derrotado gracias al gran partido de Marcus Foster, 27 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias. Esta vez, su escolta fue Cole Huff, con 16 puntos y 5 rebotes, aunque, como siempre, Maurice Watson Jr llevó el juego y destacó con 14 puntos y 13 asistencias. Krampelj volvió a jugar 8 minutos en los que solo añadió un punto pero sumó 6 rebotes. 
El viaje a Lincoln, Nebraska, es siempre una oportunidad destacada, porque la rivalidad con Nebraska, vecinos de estado, no es baladí. Los de Omaha demostraron que esta temporada están más atinados y vencieron por 15 puntos y tras una buena defensa. Fue el partido de Watson Jr, quien se fue hasta los 25 puntos y repartió 8 asistencias. Solo Cole Huff hizo doble dígitos además de Watson Jr (13 puntos), pero muchos jugadores aportando, destacando Toby Hegner desde el banquillo (8 puntos y 10 rebotes). Krampelj jugó 6 minutos con 2 puntos y 1 rebote. 
Mucho más relajada fue la visita de Longwood al CenturyLink. Los 55 puntos de diferencia al final del partido son una buena muestra de ello. Hubo reparto de minutos y jugaron hasta trece jugadores, llegando a doble dígitos 6 de ellos: Khyri Thomas (16), Marcus Foster (16), Maurice Watson Jr (10), Martin Krampelj (11), Isaiah Zierden (10) y Toby Hegner (10). Watson Jr, con 11, fue el mejor pasador, Justin Patton el mejor defensa (3 tapones y 3 robos, además de 9 puntos y 3 rebotes) y Khyri Thomas fue el mejor reboteador con 9 capturas, justo las mismas que hizo Toby Hegner, compariendo premio, aunque Krampelj (quien contó 19 minutos y lo aprovechó bien) se quedó cerca al recoger 8 rechaces. 
Si este fue el más fácil, el más complicado fue el de Oral Roberts, con final apretado y todo, aunque acabaron venciendo por 66 a 65. Buena defensa, eso sí, en los minutos finales, porque se llegó a ellos con 60 a 65 y los de Oral Roberts ya no volvieron a anotar y Creighton venció. El mejor, Marcus Foster, con 22 puntos y 6 rebotes, aunque Maurice Watson Jr, quien perdió 7 balones, volvió a repetir el doble-doble con 13 puntos y 10 asistencias. Krampelj jugó 10 minutos en los que rindió bien: 5 puntos y 4 rebotes.
Finalmente, la última muesca ha sido la que han conseguido ante los Sun Devils de Arizona State, donde, por cierto, lleva dos años entrenando Bobby Hurley, dos veces campeón de la NCAA con Duke cuando era un base prometedor, pero al que las lesiones le cortaron su carrera en la NBA. A sus 45 años, ya ha entrenado durante dos temporadas a Buffalo y ahora comienza en Arizona. En la primera parte, solo perdían de cinco y apretaban porque Torian Graham, Tra Holder y Obinna Oleka (19 puntos y 16 rebotes al final del partido) se compenetraban bien, pero no pudieron hacer nada ante los tiros abiertos de los Bluejays. Los de Creighton supieron mover la bola, buscar posiciones de tiro, y acertaron desde el triple: 14 en total de 25 intentos. Buen trabajo desde el banquillo de Toby Hegner (12 puntos y 9 rebotes) de Isaiah Zierden (12 puntos). Y, en general, gran partido del quinteto titular: Maurice Watson Jr (10 puntos y 7 asistencias), Khyri Thomas (11 puntos), Justin Patton (18 puntos, incluido un triple) y Marcus Foster (29 puntos y 4 rebotes). Krampelj tuvo 7 minutos en los que no anotó pero cogió 3 rebotes.  
En resumen, mejor no podía haber empezado al temporada. El rendimiento de Marcus Foster ha superado las espectativas más optimistas. Con 19.1 puntos por partido se ha convertido en el líder anotador del equipo, aunque no se puede olvidar el rendimiento de Maurice Watson Jr, uno de los mejores bases de la temporada a nivel nacional, de Khyri Thomas, Cole Huff (más itermitente) o del sorprendente Justin Patton, que, como ya hemos comentado en alguna otra entrada, ha cogido el relevo de los buenos interiores del equipo de Omaha. Isaiah Zierden y Toby Hegner rinden desde el banquillo, Martin Krampelj aprovecha sus minutos y aún se puede esperar más regularidad de Zach Hanson. Se echa de menos a Ronnie Harrell Jr y hay jugadores como Kobe Paras que quizás acaben teniendo su momento en la temporada, pero, en líneas generales, el entrenador Greg McDermott tiene que estar contento y la afición contento con él. 
El miércoles 28 de Diciembre llega al CenturyLink la Seton Hall de Kevin Willard, sorprendentes ganadores de conferencia el año pasado. Tres días más tarde, lo hará la Villanova de Jay Wright, también con un récord impoluto y líderes tanto en el ránking de la Associated Press como del Coaches Poll, lo que significa convertirlos en los grandes favoritos al título de esta temporada. Es decir, el momento clave para calibrar si todo lo que ha pasado hasta ahora puede ser aún mejor. 


Posdata: foto encontrada en el google images, pero, al parecer, proveniente de la web oficial de Creighton.